Tanto si te gusta el chocolate y quieres mimarte un poco, o si tal vez tienes que hacer un regalo, como por ejemplo para el día de San Valentín, esta es tu receta. Haz una trufas de chocolate, preséntalas de una forma bonita y quedaras muy bien. Hacerlas es muy fácil, las podría hacer hasta un niño.

Y son muy, muy ricas. Son un bocado delicioso.

Unos apuntes sobre la receta.

Apuntes sobre la recetas.

Las trufas, y los bombones en general, se elaboran con “la ganache”.

La ganache es una emulsión (como la mayonesa) de cholocate junto a un liquido, que en principio es nata liquida. Si juntas chocolate con agua, consigues chocolate caliente para tomar. También se hace la ganache con leche, e incluso, con puré de frutas. La ganache tiene un montón de posibilidades. Haciéndolo mas liquido es utilizado como relleno de tartas, pasteles y pastelitos. En este blog, más adelante, os mostraré algunas opciones.

Por 100 g de chocolate de 70% normalmente van 100 g de nata liquida de 35% M.G. (1:1) y 25 g de mantequilla.

A partir de aquí puedes permitir a tu imaginación volar y crearás tu bombón perfecto, que coincida con tu gusto al 100%.

Puedes hacerlo mas blando o mas duro: cambiando las proporciones.

Puedes añadir tu fruto seco preferido, tu licor preferido, tu especie preferida. ¡Puedes experimentar todo lo que quieras y convertirte en un bombonero! Aunque sólo sea para ti, tu familia, tus amigos…

Pero antes de eso te aconsejo prepararlos con esta receta, para tener la base y la posibilidad de poder valorar y ver lo que te gustaría añadir o cambiar.

He de advertirte que si haces la ganache, para bombones-trufas, con un chocolate que contenga menos cacao del que te he indicado, has de reducir la cantidad de la nata. O si la haces con leche, has de utilizar más chocolate o uno con mayor contenido de cacao. Pero todo eso ya es parte del maravilloso proceso de la investigación en busca de tu bombón ideal.

Ingredientes:

200g de chocolate 70%
200 g de nata liquida 35% M.G.
25 g de mantequilla
Cacao

Explicación, paso a paso:

Troceamos el chocolate lo más diminuto posible. Cuanto más pequeños son los trocitos más rápido emulsonará la ganache.

trufas-de-chocolate-1

Hervimos la nata y enseguida la echamos al chocolate.

trufas-de-chocolate-2

Revolvemos con movimientos circulares hasta conseguir una mezcla homogénea y brillante.

trufas-de-chocolate-3

Añadimos 25 g de mantequilla. En trocitos pequeños, o la derretimos un poco en el microondas. Pero con cuidado de no quemarla.

trufas-de-chocolate-4

La integramos a la ganache.

trufas-de-chocolate-5

Cuando la ganache esté templada, si queremos, añadimos 2 cucharas soperas de coñac, o ron, o tu licor preferido y volvemos a mezclarlo todo muy bien.En cuanto se enfríe, lo tapamos con un film trasparente y lo metemos en la nevera por 8-16 horas.

Menos de 8 horas no aconsejo, más de 16 puede ser.

Pasado este tiempo, obtendremos una masa así.

trufas-de-chocolate-6

Con la ayuda de una cucharita de café, o de melón, y de las manos, formamos unas bolitas. Las pasamos por cacao y… ¡listo!

trufas-de-chololate-7

Antes de consumirlas, me gusta dejarlas en reposo al menos un par de horas. Se deben conservar en la nevera. Allí pueden aguantar, perfectamente, hasta 10 días. Y así tú puedes disfrutar de un caprichito diario, acompañando tu té o tu café con una o dos maravillosas trufitas hechas por ti.