Es un postre cotidiano, sencillo y, como todas las cosas sencillas, excepcional. Muy querido por mis compatriotas: los niños los adoran y los adultos no menos. Lo llamamos “syrnyky”.

Cuando están templaditas son adictivas, difíciles de parar de comer. Frías también son muy “comibles”.

Se pueden consumir solas o acompañadas con mermelada o miel.

Con una buena taza de té es una merienda fantástica. ¡Prueba y veras!

Apuntes sobre la receta.

El queso fresco que suelo utilizar para prepararlas es el normal, o “tradicional” como lo llaman en el supermercado; es el que va al peso.

Para que las tortitas salgan buenas es importante desmenuzar el queso bien, cuanto más fino sea, mas finas serán las tortitas. La verdad que, viendo ahora las fotos, yo podría haberlo desmenuzado mejor, pero bueno, la próxima vez.

Las pasas, para que se ablanden, antes de utilizarlas, has de remojarlas un par de horas en agua.

Después de integrar todos los ingredientes, la masa la dejaremos en reposo unos 30 min. Ya sabéis, es para que se desarrolle el gluten y que las tortitas se “mantengan”.

Algunos quesos frescos salen más secos y otros más húmedos. Si ves que con la cantidad de harina que indico la masa sale demasiado liquida, añade un poco más de harina pero recuerda que cuanto menos harina lleven las tortitas, más buena luego estarán.

La cantidad de los productos que pongo es pequeña, yo suelo poner el doble.

Ingredientes:

250 g de queso fresco
1 huevo
60 g de harina de fuerza
20-30 g de azúcar: con 20 g salen de un dulzor normal, con 30 g salen dulces.
1/2 cucharita de azúcar de vainilla
1 pequeño puñado de pasas (opcional)

Explicación, paso a paso:

En un bol ponemos queso, huevo, azúcar (normal y el de vainilla).

tortitas-queso-fresco-1

Desmenuzamos con un tenedor.

tortitas-queso-fresco-2

Hasta conseguir un mezcla lo mas homogénea posible.

tortitas-queso-fresco-3

Añadimos harina.

tortitas-queso-fresco-4

Echamos pasas.

tortitas-queso-fresco-5

Mezclamos todo muy bien.

tortitas-queso-fresco-6

Dejamos la masa en reposo una media hora.

tortitas-queso-fresco-7

Con ayuda de una cuchara y las manos, previamente mojadas con agua, formamos tortitas.

Tal vez, por comodidad, te viene bien tener a mano un bol con agua para mojar las manos.

tortitas-queso-fresco-8

tortitas-queso-fresco-9

Las colocamos en la sartén. La sartén ha sido previamente calentada con aceite de girasol (el de oliva tiene un olor demasiado fuerte y no lo considero muy adecuado para estas tortitas pero es tu elección).

Las freímos a fuego medio hasta que queden tostaditas.

No las rebosamos, la costrita de queso que se forma es espectacular.

Hay que estar pendiente para no quemarlas.

tortitas-queso-fresco-10

¡Buen provecho!