La expresión “leche de pajarito” significa conseguir algo inalcanzable, insuperable y muy deseado. Cuando una persona lo tiene todo, dicen que, lo único que le falta en la vida es conseguir… leche de pajarito.

El día que le pregunté a mi madre que qué clase de pajarito era el que daba leche —me estaba comiendo un trozo de la tarta que protagoniza este post— y me contestó que, en el mundo, no había ningún pajarito que diera leche, fue un día tan triste como cuando me enteré que San Nikolas no existía.

Yo estaba convencida de que esta cosa blanca y tan buena no podía ser otra cosa que leche de pajarito. ¡No había nada que se le pareciera!

La tarta “leche de pajarito” la creó, junto a su equipo, Vladimir Guralnik: jefe repostero de la pastelería del famoso restaurante moscovita “Praga”.

La idea se le ocurrió después de visitar una fábrica donde se producían bombones “leche de pajarito” (malvaviscos cubiertos de chocolate). Tras unos meses de experimentos Vladimir Guralnik creó esta exquisita tarta: la primera tarta en Unión Soviética que ha sido patentada y que recibió el certificado de autor.

Tras su debut, la tarta se convirtió en la sensación de Moscú. En la cima de su popularidad se elaboraban hasta 600 tartas diarias y aún no eran suficientes para satisfacer la demanda.

Todos los días se formaban gigantescas colas de gente para comprar la tarta. Según cuenta una anécdota, un día Guralnik estaba saliendo del trabajo y se le acercó un hombre tratando de venderle su turno en la cola porque le había surgido un imprevisto y tenia que marcharse, a lo que el repostero le contestó:

— “No gracias, yo ya tengo unas cuantas”.

… así fueron aquellos tiempos.

Hoy en día la pastelería “Praga” sigue funcionando y vendiendo “Leche de pajarito”. Ahora esta tarta se ha convertido en un regalo de culto.

Vladimir Guralnik y su equipo fueron creadores de otras famosas y exitosas tartas. Ya os las iré mostrando.

Apuntes sobre la receta.

Preparar esta tarta es un poco laborioso pero, siguiendo los pasos que te voy a decir, no es nada complicado. Hay que preparar 2 láminas de bizcocho y el mousse, montar la tarta, enfriarla y cubrirla con chocolate.

Agar-agar” es uno de los ingredientes: se vende en los supermercados, normalmente está al lado de la gelatina. Si no encuentras “agar-agar” puedes sustituirlo con gelatina: lo que pasa que gelatina no se puede hervir como el agar- agar. Tendrás que seguir las instrucciones de uso de la gelatina y adaptarla a la receta. Yo nunca he preparado esta tarta con gelatina.

Todos los ingredientes deben estar a temperatura ambiente.

Ingredientes:

Bizcochos

130 g de harina
100 g de mantequilla (blanda)
100 g de azúcar
1 huevo grande
1 yema

Mousse

2 claras
4 g de agar-agar (o 20 g de gelatina)
280 g de azúcar
130 ml de agua
200 g de mantequilla
100 g de leche condensada
1 cucharadita de azúcar de vainilla
1 cucharada de zumo de limón

Cobertura

100 g de chocolate y 60 g de mantequilla
o
150 g de chocolate y 15 ml de aceite de girasol

Para 8-10 personas

Molde de 22-24 cm de diámetro.

Explicación paso a paso:

En un cazo ponemos el agua fría, añadimos, espolvoreando, agar-agar, lo removemos bien y reservamos.

tarta-mousse-vainilla-17

Bizcocho

En un bol, montamos durante 8-10 minutos mantequilla con azúcar (debe volverse blanquecina). Pasado el tiempo añadimos el huevo y la yema. Montamos 1 minuto más…

tarta-mousse-vainilla-16

… añadimos harina tamizada y mezclamos a baja velocidad.

tarta-mousse-vainilla-15

Ponemos en la mesa el fondo del molde en el que vamos a montar la tarta (nos servirá de guía) y lo cubrimos con papel de hornear.

tarta-mousse-vainilla-14

Dividimos la masa en dos y ayudándonos con un cuchillo la extendemos sobre el papel. Hacemos dos círculos del mismo tamaño que el fondo del molde.

tarta-mousse-vainilla-13

Horneamos a 220C 8-10 minutos en el horno previamente calentado durante 20 minutos.

tarta-mousse-vainilla-12

(Si el filo del borde queda muy tostado yo lo corto un poco con cuchillo)

Mousse

En un bol montamos durante 5 minutos la mantequilla. Pasado el tiempo añadimos leche condensada y seguimos montando 5 minutos más (no olvides que tanto una cosa como otra han de estar a temperatura ambiente).

tarta-mousse-vainilla-11

Reservamos.

tarta-mousse-vainilla-10

Añadimos el azúcar al agua con agar-agar.

Lo ponemos a fuego y, una vez que rompa a hervir, cocemos durante 2 minutos (o el tiempo que indique el fabricante).

tarta-mousse-vainilla-8

Lo apartamos del fuego y, mientras se enfría un poco (hasta 80 C), montamos las claras a velocidad máxima.

Cuando las varillas empiezan a dejar las marcas, añadimos el azúcar de vainilla y el zumo de limón.

tarta-mousse-vainilla-7

Montamos durante 2 minutos mas y añadimos poco a poco, sin parar la batidora, la solución del agar-agar.

tarta-mousse-vainilla-6

Montamos durante 2 minutos más. Añadimos mantequilla batida con leche condensada y la mezclamos a baja velocidad.

tarta-mousse-vainilla-5

¡El mousse está hecho!

En el fondo del molde ponemos una lámina de bizcocho y la cubrimos con la mitad de mousse (no te entretengas en montar la tarta, agar – agar solidifica rápido).

tarta-mousse-vainilla-4

Ponemos otra lamina, y encima, el mousse restante.

Alisamos la superficie.

Metemos la tarta en la nevera al menos durante 4 horas (o mejor toda la noche).

En microondas, en modo de descongelar, derretimos durante 3 minutos chocolate con mantequilla. Paramos el proceso del microondas cada minuto para mezclar la mantequilla con el chocolate.

tarta-mousse-vainilla-18

Pasamos el cuchillo por el borde del molde y desmoldamos la tarta.

La cubrimos con chocolate.

tarta-mousse-vainilla-3

Dejamos que se solidifique y… ¡a disfrutar!

tarta-mousse-vainilla-2