“Pavlova” es un postre neozelandés: crujiente por fuera y esponjoso, como una nube, por dentro. Es un deleite para el paladar.

Tan ligero y delicado como los movimientos de una bailarina llamada… Anna Pavlova.

Nadie, con certeza, sabe quien creó este postre, ni donde.

El biógrafo de Anna Pavlova, Keith Money, afirma que fue creado para la bailarina por el chef del hotel Wellington de Nueva Zelanda, durante la gira mundial que hizo la genial artista en el año 1926.

Unos, dicen que el chef se lo inventó para que la bailarina pudiera tomar un postre antes de la actuación de la noche. Otros que, simplemente, Pavlova fue tan famosa y aclamada en su época que era frecuente que los comerciantes bautizaran con el nombre de la bailarina a sus productos (bombones, ropa, perfumes, etc.) buscando otorgarles un aura de calidad y elegancia.

Y, desde luego, que estamos ante un postre elegante y de calidad.

Apuntes sobre la receta

Pavlova se elabora con merengue, nata y fruta.

Para que el merengue esté crujiente por fuera y blandito por dentro, se le añade una pequeña cantidad de Maizena y de vinagre.

El merengue tiene que estar muy bien montado, con una batidora se consigue fácilmente.

Puedes poner por encima cualquier fruta que tengas (kiwi, papaya, mango, frutos rojos etc.). Yo lo preparé, esta vez, con moras y fresas.

Para contrarrestar el sabor dulce del merengue y de la fruta he aderezado el postre con crema de limón y eso, amigos, ha sido algo ¡increíble!

Ingredientes:

Merengue

3 claras de huevo de tiempo
165 g de azúcar (o 175 si vas a usar esencia de vainilla)
10 g de azúcar de vainilla (o 1 cucharadita de esencia de vainilla)
12 g de Maizena (1 cucharadita colmada)
1 cucharadita de vinagre de vino blanco

Relleno

200 ml de nata para montar
1/2 cucharadita de azúcar de vainilla (5 g)
fruta

Lemon curd

zumo y ralladura de 1 limón
1 huevo
50 g de azúcar
10 g de mantequilla

Para 2-4 personas.

Explicación, paso a paso:

Encendemos el horno a 130C, con calor arriba y abajo.

En un trozo del papel para hornear, dibujamos un circulo de 18-19 cm.

pavlova-receta-1

Separamos las claras de las yemas.

pavlova-receta-2

Preparamos, para tener a mano, la Maizena, el azúcar y el vinagre.

Montamos las claras, a velocidad máxima.

pavlova-receta-3

Cuando se vuelvan firmes, añadimos la mitad del azúcar.

pavlova-receta-4

Seguimos montando unos 2-3 minutos y añadimos el azúcar restante.

pavlova-receta-5

Montamos unos 2-3 minutos y añadimos el vinagre.

pavlova-receta-6

Montamos otros 2-3 minutos. Añadimos Maizena.

pavlova-receta-7

Montamos 2-3 minutos y paramos.

pavlova-receta-8

Con ayuda de una cuchara formamos con merengue un circulo y en el centro hacemos una pequeña depresión (allí vamos a poner la nata).

Horneamos durante 1 hora.

pavlova-receta-9

Preparamos Lemon curd.

pavlova-receta-10

Enfriamos el merengue. Con ayuda de un cuchillo lo despegamos del papel y lo ponemos en una fuente. Hay que ser muy cuidadoso porque es muy delicado (cuanto más delicado, más bueno).

pavlova-receta-11

Con media cucharadita de azúcar de vainilla montamos la nata.

pavlova-receta-12

Rellenamos el merengue con nata.

pavlova-receta-13

Lo adornamos con fruta.

pavlova-receta-14

Un trocito (fíjate en la textura de dentro).

pavlova-receta-15

Una vez que le pongas la nata, recomiendo consumirlo enseguida. Si es demasiado para ti, llama a tus amigos: jamás en la vida van a olvidar tu invitación.

¡ A disfrutar!