Este pollo frito lo comí por primera vez en un restaurante cubano que solía visitar en Madrid. ¡Era su plato estrella! ¡Todo el mundo lo pedía! A parte de estar buenísimo, lo que más me impresionó es la sencillez de su preparado.

Para prepararlo solo hacen falta pollo, aceite y sal.

También es ideal como aperitivo para acompañar a alguna bebida.

Yo llamo este pollo “cortezas light” porque la piel de pollo se convierte en una corteza super crujiente y sabrosa que junto a sus tiernos trocitos de carne se convierte en un conjunto delicioso.

Apuntes sobre la receta.

Para reparar esta receta los más indicado es utilizar los muslos o los cuartos trasero del pollo.

Los trocitos tienen que estar pequeños, como para hacer pollo al ajillo.

Vamos a freír el pollo en abundante aceite a fuego alto (pero no muy alto) durante unos 10 minutos o hasta que este dorado.

La sal se echa al final. Eso es importante.

Pollo frito ¡super crujiente!

Ingredientes:

3 cuartos traseros de pollo troceados
aceite para freír
sal

Para 2-3 personas

Explicación, paso a paso:

Lavamos y secamos muy bien el pollo.

pollo-frito-cujiente-4

Calentamos el aceite y lo freímos.

Una vez esté dorado, lo retiramos de la sartén y escurrimos sobre el papel absorbente.

pollo-frito-cujiente-3

Salamos y servimos.

pollo frito crujiente
pollo frito crujiente

Se come con las manos. Empiezas… ¡y no puedes parar!

(Por favor, valora mi receta pulsando las estrellas)