En Asturias ha empezado la época de lluvias. No me molesta la lluvia (cuando estoy en casa y no salgo a la calle) y desde que tengo mi huerto hasta me alegra. Lo que pasa es que ya llevamos mas de una semana de lluvias. Así que he decidido paliar estos días grises, con este veraniego y ¡terriblemente delicioso! pastel vasco de cerezas. A pesar de que no es la temporada de cerezas, en los supermercados las venden.

¿Que puedo decir sobre el pastel vasco? Que es un pastel que tiene mucha fama y hay que decir que merecida. ¡Tiene hasta su propio museo!

Normalmente el pastel vasco va relleno de crema pastelera o de confitura de cerezas. Por eso, cuando me topé con la versión de prepararlo solo con fruta fresca (que es como se hacia antiguamente, muy antiguamente… y ahora) sabía que me iba a gustar. No me equivoqué. Es muy aromático, sabroso y agradable. Mi marido, que es un “chocolateadicto”, también lo apreció y disfrutó enormemente.

Ahora, unos apuntes sobre la receta.

La masa de este pastel de cerezas es deliciosa. Las dos cucharas de ron que lleva son imprescindibles: le proporcionan una ternura y un aroma muy particular. Puedes utilizar otro alcohol fuerte, el que más te guste.

También he de advertir que la masa es delicada, tanto para trabajar, como, luego, para el paladar. Cógela y moldéala con las manos espolvoreadas con harina.

Para hacer un círculo lo más fácil es ponerla entre dos pliegos de papel vegetal y trabajarla con el rodillo: así no se te va pegar ni a la mesa ni al rodillo, y evitarás incorporarle harina innecesariamente.

Despegarla luego del papel vegetal no supone ningún problema. Para hornear el pastel utiliza el molde de tamaño ø 20-22 cm y de 3-4 cm de altura. El mío que es de ø 20 cm y de 6 cm de alto, no quedó totalmente lleno, pero salió perfectamente.

Ingredientes:

Masa

150 g de azúcar
125 g de mantequilla
1 huevo
1 yema de huevo
300 g de harina de fuerza
2 cucharas soperas de ron

Relleno:

500 g de cerezas
80 g de almendra molida

Explicación, paso a paso:

pastel-vasco-2

Quitamos los huesos de las cerezas. Si no tienes un quitahuesos,
ayúdate con un palito, un lápiz o la punta de un pincel, como lo hice
yo.

pastel-vasco2

pastel-vasco3

En un bol mezclamos mantequilla a temperatura ambiente (blanda) con azúcar.

pastel-vasco4

Incorporamos 1 huevo, 1 yema y 2 cucharas de ron. Mezclamos.

pastel-vasco5

Tamizamos a la mezcla 300 g de harina.

pastel-vasco6

Amasamos hasta obtener una mezcla homogénea. Yo empiezo a trabajar la masa con una cuchara hasta integrar todos los ingredientes y luego sigo con las manos espolvoreadas con harina. Tapamos la masa con film trasparente y la dejamos a reposar media hora, mas o menos, en la nevera.

pastel-vasco7

Preparamos el molde: lo untamos con mantequilla y lo espolvoreamos con la harina.

_MG_0476

Dividimos la masa en dos partes (2\3 y 1\3).

pastel-vasco9

Con la parte mas grande hacemos un círculo.

pastel-vasco10

pastel-vasco11

Forramos con el círculo, el molde. La masa tiene que sobresalir un poco por fuera de los bordes del molde. El fondo espolvoreamos con 50 g de almendra molida. Añadimos cerezas.

pastel-vasco12

Por encima de las cerezas, repartimos la almendra molida sobrante (30 g).

pastel-vasco13

Con la parte restante de la masa, hacemos otro círculo con el que tapamos el pastel. Este tiene que ser un par de centímetros más grande que el diámetro del molde. Pasamos el rodillo por los bordes del molde para cortar la masa sobrante.

pastel-vasco14

Con los restos de la masa hacemos los adornos, si queremos. Pinchamos el pastel con un palillo.

pastel-vasco15

Horneamos 1 hora a 170C en el horno previamente calentado al menos 20 min.

pastel-vasco-cerezas-2

Se puede comer templado o frío.

¡Al gusto!