De pequeña, estaba convencida de que mi dulce preferido, el “halva”, era un dulce ucraniano de toda la vida. Como muchas otras cosas que compraba por unos pocos kopeks en la tienda de la esquina…

En la Unión Soviética existían estándares estatales para todo. La alimentación no era la excepción. Los tipos de comida que se servían en los comedores, cafeterías, restaurantes, etc. o que se vendían en los supermercados provenían de las cocinas nacionales, de los pueblos que formaban parte de Unión Soviética. Las “receturas” de cada plato o preparado se desarrollaban por el “Instituto de Alimentación” y se mandaban a todas las fabricas y empresas de alimentación para que fueran cumplidas a rajatabla. Y vaya si se cumplían.

En todo este panorama de alimentación tan internacional, habían dos cocinas que destacaban por encima del resto: la ucraniana y la georgiana.

La cocina georgiana tenia una fama y popularidad tremenda; la ucraniana se llevaba todo el cariño y amor de los “tovarisch”. Las combinaciones de los alimentos, los nombres de los platos y, en general, toda la estética ucraniana son muy entrañables y hogareños.

Hoy en día, tanto la cocina georgiana como la ucraniana siguen siendo muy populares en el este.

Los “varenyky z chereshniamy” que os traigo, enamoran al instante a todo el que los prueba (lo he comprobado aquí, en España 😉 )

¡Y es que siendo comida y postre a la vez no puede pasar otra cosa!. ¿Quién puede decir que no a unas jugosas, dulces y redonditas cerezas, recubiertas por una fina capa de pasta casera y bañadas con salsa de cerezas? ¡La vida!

En la receta original se usan guindas frescas y rojas. En España nunca las he visto a la venta. Pero si tienes la posibilidad de usar guindas, úsalas.

Son mas ácidas que las cerezas y habrá que ponerles más azúcar pero tienen el aroma mucho mas fino y la pulpa más delicada.

Si vas a preparar la pasta con las cerezas, elígelas —en el momento de la compra o recolección— de tamaño mediano y las más sabrosas posible.

Puedes dar a la pasta cualquier otra forma que te resulte más cómoda.

En vez de con salsa la puedes servir con yogur griego azucarado.

Nada más que decir, vamos a trabajar.

Pasta rellena con cerezas

Ingredientes:

Masa

250 g de harina (que sea de tipo normal o de fuerza pero en ningún momento la de repostería) + para trabajar
1 huevo mediano
100 ml de agua
1 cucharada de azúcar
1/2 cucharita de sal

Relleno

500 g de cerezas
80 g de azúcar

Salsa

60 g de mantequilla
el zumo que suelten las cerezas

Explicación, paso a paso:

Tamizamos la harina para oxigenara y para liberarla de posibles pizquitos.

pasta-rellena-cerezas-1

Cascamos 1 huevo, añadimos azúcar y sal.

pasta-rellena-cerezas-2

Añadimos el agua.

pasta-rellena-cerezas-3

Con una cuchara mezclamos todo, hasta obtener una masa homogénea.

pasta-rellena-cerezas-4

Espolvoreamos la masa con harina, espolvoreamos la cuchara para quitar la masa que se le ha pegado.

pasta-rellena-cerezas-5

Espolvoreamos con harina nuestras manos.

Amasamos la masa unos tres minutos, añadiendo pequeños puñados de harina cada vez que se nos pegue a la mano.

pasta-rellena-cerezas-6

Cuando deje de pegarse a las manos…

pasta-rellena-cerezas-7

…la tapamos y dejamos que repose unos 30 min.

pasta-rellena-cerezas-8

Con un deshuesador, o en su ausencia con ayuda de un palito,
deshuesamos las cerezas.

pasta-rellena-cerezas-9

Añadimos el azúcar, removemos y reservamos.

pasta-rellena-cerezas-10

Dividimos la masa en dos. Con una parte hacemos una bolita, la aplastamos con la palma de la mano y con ayuda de un rodillo la estiramos dándole vueltas y espolvoreándola después de cada 2-3 pasadas del rodillo.

Utiliza toda la harina necesaria para que la masa no se te pegue a la mesa ni al rodillo. Estira la masa hasta obtener una lámina de 3 milímetros de grosor.

pasta-rellena-cerezas-11

Si no tienes un molde especial, para cortar circulitos de masa, usa un vaso de cristal fino (cuanto más fino, mejor va a cortar la masa) y para que no se pegue la masa al vaso vamos a espolvorear sus bordes con harina (o mételo boca abajo en un paquete de harina).

¿El tamaño?, el que tú quieras. Cuanto más pequeño sea el diámetro del circulo, mas pequeña y bonita te saldrá la pasta rellena… pero te llevará más tiempo hacerlas.

pasta-rellena-cerezas-12

Cortamos la masa en círculos.

Los restos de la masa que queden después de recortar los círculos, los juntamos en una bola y con ayuda del rodillo volvemos a hacer una lamina. Y así hasta agotar la masa.

pasta-rellena-cerezas-13

Formamos “medialunas” con los dedos ¡muy bien espolvoreados con harina!

Nos aseguramos de que queden bien sellados.

pasta-rellena-cerezas-14

pasta-rellena-cerezas-15

pasta-rellena-cerezas-16

pasta-rellena-cerezas-17

pasta-rellena-cerezas-18

pasta-rellena-cerezas-19

Ponemos el zumo de cerezas en una olla, añadimos mantequilla y calentamos.

pasta-rellena-cerezas-20

Cuando la mantequilla se derrita, apartamos del fuego.

pasta-rellena-cerezas-21

Cocemos la pasta en abundante agua ligeramente salada, en pequeñas tandas, unos 2-4 minutos.

pasta-rellena-cerezas-22

Ponemos la salsa y ¡a disfrutar!

pasta-rellena-cerezas-23