Pan casero de queso.

Para que veas cómo realizar todos y cada uno de los pasos te he preparado este vídeo:

Apuntes sobre la receta de pan casero de queso

Decir que este maravilloso pan de queso está muy bueno es no decir nada. Probadlo y sentiréis adicción.

El pan y el queso es un matrimonio tradicional, estable y feliz que a todos nos hace babear. A nadie le deja indiferente.

Antes de servir la pogacha de queso, recorta las láminas de queso que al fundirse se hayan formado en los bordes. Es por el tema estético porque no veas lo buenas que están, me las como mientras las quito, sobre la marcha… Aunque mi esposo me dijo que no hace falta que las quite porque le parecen bonitas y deliciosas.

Este pan se puede puede comer tanto caliente como frío. Puedes hacer con él todo tipo de sandwich (emparedados) y bocadillos.

Es un pan casero es muy esponjosos y tierno. Aviso que una vez que empiezas a comerlo, es difícil de parar.

Puedes hacer varias pogachas, para un par de semanas, y congelar. Una vez que estén frías, pártelas en porciones individuales, mételas en una bolsa de plástico y guárdalas en el congelador. Cuando la quieres comer, saca un trozo… ¡o dos!… y a disfrutar.

Puedes descongelar el pan a temperatura ambiente (sacándolo de media hora a una hora antes de consumirlo) o en microondas.

Yo la pogacha la descongelo en microondas. En el mío, a máxima potencia, tarda en descongelarse 48 segundos exactos. En el tuyo puede tardar mas tiempo o menos, según la potencia máxima que tenga tu microondas. Estate pendiente mientras se está descongelando. Para el microondas cada 10 segundos para ver qué tal va el proceso de descongelación porque si lo dejas el pan demasiado tiempo dentro del microondas, se te puede secar convirtiéndose en una triste e incomible galletita.

Si te ha gustado el video, compártelo en las redes sociales y suscríbete a mi canal.

Aquí puedes ver otras recetas de diferentes panes que tengo y que seguro te gustarán.

¡Hasta la próxima, amigos!

Add to Favourites