Medias noches caseras

Apuntes sobre la receta de medias noches caseras

Para ver cómo realizar todos y cada uno de los pasos, mira el vídeo que te he preparado:

Los 15 g de levadura fresca los puedes sustituir con o 5 g de la levadura seca. Aunque es preferible que leas las instrucciones del uso de la levadura que has comprado ya que no toda la levadura seca que se vende es igual y los fabricantes suelen indicar la proporción de su levadura con la fresca.

Al principio del amasado la masa estará pegajosa pero a la medida que se vaya desarrollando el gluten, empezará a recogerse y finalmente dejará de pegarse a la mesa. El amasado no es un pasatiempo, sino es el proceso más importante en la elaboración de los bollos y panes. Tómalo muy en serio, por favor.

Solo una masa debidamente amasada te dará unas medias noches fuera de serie. Unas medias noches que siguen irresistibles pasados 2 y 4 días después del horneado. Recuerda que el resultado es proporcional al esfuerzo empleado.

Como por la mañana en mi casa hacían 15º – 16º, para ayudar a la masa levar mejor hice el siguiente truco. Llené con agua templada, de unos 35º (la temperatura del cuerpos es de 36º) un recipiente de plástico. Lo puse encima de una esquina de la manta, encima de él puse el recipiente con la masa y los dos envolví en la manta.

Con queso granulado estas medias noches están especialmente buenas. A mi esposo le encanta comerlas con una buena sobrasada mallorquina. Con jamón y tomate saben especialmente bien. Muchas veces de postre comemos medias noches untadas con mermelada de ciruelas casera y las acompañamos con un café. Con crema de chocolate que son de untar tambien estarán de escándalo. Solas también son muy comibles. Demasiado diría yo… je, je, je, je, je.

Si te ha gustado la receta de medias noches y el vídeo, suscríbete a mi canal. Muchas buenas recetas están esperando su turno para estar grabadas y publicadas.

¡Hasta la próxima!

Add to Favourites