El valor especial de los rabanitos reside en su excepcional precocidad: en tan sólo 3 ó 4 semanas, una semillita de insignificante tamaño se convierte en un tubérculo brillante, crujiente y jugoso. Con un sabor muy agradable y un pelín picante.

¡Y luego dicen que la magia no existe!

Los rabanitos son nuestro mejor aliado en la lucha contra la avitaminosis primaveral.

Desde pequeña los rabanitos los asocio con la primavera, con su cálido y fresco aroma que llena los pulmones de alegría, con su clarito verdor que te transmite energía y esperanza.

Por eso me gustan tanto y les tengo tanto cariño.

Años atrás, cuando la fruta y la verdura aparecía en los puntos de venta, exclusivamente y sólo, en su temporada, toparme de repente con un precioso manojito como este:

rabanitos
rabanitos

en el mes de abril-mayo me arreglaba el día.

A pesar de que ahora en los supermercados puedes encontrar lo que quieres y cuando quieres… los tomates siguen siendo ricos sólo cuando es su temporada… y los rabanitos brillan con una luz especial en primavera y en verano.

Estos rabanitos son de mi huerto… ¡No me envidies por favor! лучшие блестяшки для дневников бесплатно

Apuntes sobre la receta.

Esta ensalada de rabanitos la preparamos en Ucrania con la nata fresca, que es como el yogur griego pero un pelín más cremosa.

El sabor es casi idéntico.

Al tratarse de una ensalada tan primaveral, vamos a poner el eneldo fresco y el cebollino (u hojas verdes de la cebolleta).

Ingredientes:

rabanitos
cebollino
eneldo fresco
nata fresca o yogur griego
sal

Explicación paso a paso:

Lavamos y laminamos los rabanitos.

rabanitos-ensalada-6

Picamos el cebollino.

rabanitos-ensalada-5

Picamos el eneldo.

rabanitos-ensalada-4

En un plato ponemos rabanitos, cebollino y eneldo.

rabanitos-ensalada-9

Añadimos yogur y sal.

rabanitos-ensalada-3

Removemos y con una rebanada del pan de centeno nos ponemos las botas.

rabanitos-ensalada-2

… no me imagino una cena mejor para una calurosa noche del verano.