El aire es mucho más limpio en los lugares donde crecen los arbustos de enebro.

Los científicos afirman que 1 hectárea de este arbusto es capaz de limpiar — en un sólo día— las bacterias dañinas que contiene el aíre de una gran ciudad.

Además, las bayas de enebro fortalecen nuestro sistema inmunológico.

Amigos: ¡Adoro las bayas de enebro! Con su agradable olor a pino, el enebro ennoblece todos los platos de comida y bebida al que se le añadan.

Mi abuela los añadía al chucrut y madre mía… como sabía este chucrut… ¡En mi vida he vuelto a comer uno similar!

Con las carnes, las bayas de enebro van especialmente bien.

El conejo que os traigo hoy está riquísimo: la mezcla de romero, de bayas de enebro y la carne del conejo nos ofrece como resultado un plato muy, muy bueno.

Apuntes sobre la receta.

No te será complicado encontrar las bayas de enebro en el supermercado gracias a que el gin tonic está más de moda que nunca.

Por ejemplo, yo las pillé en el supermercado Día. Lo venden o bien en un bote grande o en el pack de especias para gin-tonic (este sale más económico y además trae cardamomo y flores de hibiscus). Tres especias que son muy interesantes para la cocina, no sólo para el gin.

A parte de las bayas de enebro vamos a necesitar romero (preferiblemente fresco), cebolla, ajo, vino, y manos a la obra.

Ingredientes:

1 conejo troceado
2 cebollas
2 dientes de ajo
1-2 ramitas de romero
6-8 bayas de enebro
200 ml de vino blanco
aceite de oliva
20 g de mantequilla
sal
pimienta negra molida

Explicación, paso a paso:

Cortamos las cebolla y aplastamos los dientes de ajo.

conejo-romero-10

En una fuente grande colocamos el conejo, lo salpimentamos y lo frotamos con la mano: para que tanto la sal como la pimienta lo impregnen bien.

conejo-romero-9

Añadimos la cebolla, el ajo, el romero troceado y las bayas de enebro (no recomiendo sobrepasar la cantidad de las bayas que indico).

conejo-romero-8

Removemos, tapamos la fuente con film transparente y dejamos macerando 1 hora.

conejo-romero-7

En una sartén añadimos el aceite de oliva y, a fuego alto, doramos los trozos de conejo por los dos lados (antes procura quitar de los trozos la cebolla y las especias que se le han pegado). Lo reservamos en una fuente.

conejo-romero-6

En la misma sartén añadimos la mantequilla y doramos durante unos 4 minutos, a fuego medio-alto, la cebolla con las especias.

conejo-romero-5

Devolvemos el conejo a la sartén, junto con la cebolla, y añadimos el vino.

conejo-romero-4

Guisamos el conejo al romero a fuego suave durante unos 40-50 minutos o hasta que esté tierno y suave.

Como mi conejo era casero (nos lo han vuelto a regalar nuestros caseros, ¡Gracias Aurora y Berto!), lo estuve guisando durante una hora y cuarto.

conejo-romero-3

No hay que olvidarse de dar la vuelta a la carne. Si ves que el liquido se evapora demasiado, añade un poco de agua: para que puedas disfrutar de esa salsita deliciosa que se forma.

conejo al romero y bayas de enebro
conejo al romero y bayas de enebro

¡Buen provecho y que disfrutes!