Estas albóndigas al horno son unas de las mejores que he probado. Y he probado muchas porque… ¡me encantan las albóndigas! Siempre estoy experimentando y buscando nuevas recetas de albóndigas. Soy fan de las albóndigas y estoy buscando una camisa en la que esté escrito “I love albóndigas” para comprármela y no quitármela nunca… 🙂

Apuntes sobre la receta de Albóndigas al Horno Gratinadas

Vamos a hacer las albóndigas con carne picada. A la carne vamos a añadir arroz, cebollita y zanahoria. Haremos pelotitas, las bañaremos con una salsa riquísima y las hornearemos.

¿Ventajas de esta receta? Al prepararlas en el horno nos saltamos el paso de freírlas en aceite. Y bueno, todo lo que se prepara en el horno sale más rico. Al final, las gratinaremos con queso y así quedarán ya para morir de gusto.

Pero si quieres una variante para no utilizar el horno: puedes perfectamente prepararlas de forma más tradicional: dorar las albóndigas ligeramente en una sartén con aceite, colocarlas en una olla, bañarlas con la salsa y cocerlas hasta que se hagan.

Ingredientes para hacer Albóndigas al Horno Gratinadas:

500 g de carne picada (yo usé ternera)
100 ml de arroz (medio vaso de 200 ml)
1 cebolla mediana
1 zanahoria mediana
100 ml de leche
sal
pimienta negra molida
aceite

Salsa para Albóndigas

1 cucharada rasa de harina
2-3 cucharadas de aceite
300 ml de leche
150 ml de salsa de tomate
100 ml de vino
1-2 cucharadita de azúcar
sal (al gusto)
1 pizca de orégano

queso para gratinar

Para 3-4 personas

Albóndigas al Horno Gratinadas, paso a paso:

Enjuagamos dos veces el arroz y añadimos 100 ml de agua. A fuego alto lo llevamos a ebullición y, en cuanto rompa a hervir, hacemos el fuego medio y cocemos hasta que se evapore el agua (serán unos 5 minutos aproximadamente). El arroz quedará medio hecho: justo lo que necesitamos. No hace falta añadir sal.

albondigas-salsa-10

Picamos finamente cebolla y en aceite la doramos a fuego medio-alto. Sin olvidarnos de remover.

albondigas-salsa-9

Mientras, rallamos la zanahoria (un ojo ha de estar mirando el rallador y otro a la cebolla que se está friendo). Añadimos a la sartén la zanahoria y la rehogamos durante un par de minutos.

albondigas-salsa-8

Encendemos el horno a 200C. Con calor arriba y abajo, sin ventilador (si pones ventilador, habrá que ajustar el tiempo y la temperatura).

En una fuente ponemos la carne picada, el arroz, el sofrito, sal, pimienta negra y removemos con una cucharada.

albondigas-salsa-7

Añadimos la leche…

albondigas-salsa-6

… y amasamos un par de minutos o hasta que la masa se vuelva pegajosa. Es importante hacerlo así, ya te darás cuenta porque 😉

albondigas-salsa-5

Con las manos mojadas en agua (por comodidad puedes ponerte cerca un recipiente con agua para mojarte las manos) hacemos las albóndigas. ¡Grandes! de 3-4 centímetros de diámetro.

albondigas-salsa-4

Con aceite harina y leche preparamos bechamel. Para ver cómo preparar la bechamel pincha aquí. Añadimos salsa de tomate, vino, sal, azúcar y orégano (previamente desmenuzado entre los dedos).

salsa-albondigas-2

En cuanto la salsa rompa a hervir la apartamos del fuego.

salsa-albondigas-1

Bañamos las albóndigas y las horneamos durante 50 minutos en la balda baja del horno. Cuando falten 5 minutos, ponemos por encima el queso, encendemos el grill y las gratinamos.

albondigas-salsa-3

Las albóndigas al horno se pueden comer con patatas fritas o solas.

albóndigas al horno
albóndigas al horno

Si haces esta receta, tus familiares y el duende de la casa te amaran como nunca… 🙂

albóndigas al horno
albóndigas al horno

…en la mitología eslava “domovoj” о “barabashka” es como se llama al duende. Es el espíritu-guardián de la casa y tiene una naturaleza traviesa (puede esconder cosas o cambiarlas de su sitio). Se representa como un pequeño anciano, cubierto de pelo blanco. Decimos que un hogar sin domovoj-barabashka no es un hogar. Por ejemplo, nuestro domovoj-barabashka está como loco escondiendo todo el rato los calcetines de mi marido. Y como el suelo que tenemos es de madera muy antigua, pues por las noches lo escuchamos a andar … jejejeje